INDEPA. Instituto para el Desarrollo del Potencial de Aprendizaje


Ir al Contenido

Misión


El Instituto para el Desarrollo del Potencial de Aprendizaje "INDEPA" es un Centro Educativo Internacional que tiene por misión formar, capacitar y perfeccionar a todos quienes sientan la necesidad de potenciar sus capacidades cognitivas y afectivas, a fin de optimizar el desempeño académico-laboral o el amplio espectro de las relaciones sociales.

INDEPA ha asumido también la tarea de congregar en una Escuela de Formación a todos los profesionales de la educación que centran su quehacer técnico-pedagógico en el paradigma sociocognitivo, matriz científica que ampara el cambio que las aulas requieren para evolucionar de una escuela que enseña a una escuela que “piensa”.

Desde la dimensión psicológica y neurocientífica, INDEPA basa su misión en la propuesta del Dr. Reuven Feuerstein, Director del International Center for the Enhancement of Learning Potencial, Israel (ICELP), quien postula que todos los seres humanos pueden modificar su inteligencia, aun cuando presenten trastornos, síndromes o disfunciones que hagan pensar todo lo contrario. A partir de esta creencia, avalada en sólidos constructos teóricos y empíricos, es posible aseverar que las personas son sistemas abiertos a infinitas posibilidades de desarrollo intelectual y afectivo.

Los siguientes principios configuran el sistema de creencias que nutre todo el quehacer formativo de INDEPA:

  • La inteligencia es flexible y plástica; como producto social, puede ser mejorada y modificada.


  • Los seres humanos, como sistemas abiertos al cambio, poseen una ilimitada propensión al aprendizaje.


  • El capital intelectual del ser humano es la materia prima de la Sociedad del Conocimiento.


  • Los seres humanos deben aprender a adaptarse a la variable más constante de todos los tiempos: el cambio. Es necesario entender que nuestra sociedad se encuentra inmersa en un cambio de época y no en una época de cambios.


  • El sistema educativo debe ser refundado para centrar todo el quehacer pedagógico en el aprendizaje, más que en la enseñanza; en el desarrollo de procesos cognitivos y afectivos, más que en la transmisión de contenidos; en el desarrollo del pensamiento crítico, más que en la réplica memorística de saberes y en la internalización vital y profunda de los valores, más que en su conceptualización.


  • El ser humano debe ser un aprendiz permanente, capaz de autorregular sus motivaciones y autodirigir su conducta cognitiva y afectiva hacia el logro de metas autónomas.


  • El rol del educador es el de “mediador”; en otras palabras, el educador media el desarrollo del potencial de aprendizaje de sus alumnos y media la cultura que se desea transmitir: valores, capacidades, saberes, costumbres, ritos, creencias, etc.


  • El pensamiento es el conjunto de herramientas que utiliza el ser humano de manera intencionada con el propósito de resolver problemas y adaptarse al medio; por ello, es necesario enseñar a pensar.




Regresar al contenido | Regresar al menú principal